Opinión / las cifras de la vivienda: coincidencias y alertas

Cálculos de BBVA Research confirmaron que, en los últimos doce meses, a junio, se vendieron 239.000 viviendas nuevas en Colombia, de las cuales 165.000 fueron viviendas de interés social (VIS) y 74.000 del segmento medio y alto (No VIS).

Cálculos de BBVA Research confirmaron que, en los últimos doce meses, a junio, se vendieron 239.000 viviendas nuevas en Colombia, de las cuales 165.000 fueron viviendas de interés social (VIS) y 74.000 del segmento medio y alto (No VIS).

El dato está en línea con las previsiones de la Cámara Colombiana de la Construcción (Camacol) sobre el consolidado del 2021, que prevé la comercialización de 232.000 unidades: 160.685 VIS y 71.315 No VIS. Incluso, es consecuente con una afirmación del ministro de Vivienda, Ciudad y Territorio, Jonathan Malagón, quien en abril pasado le dijo a Portafolio que, de continuar con el ritmo registrado en el primer trimestre, el año podría cerrar con 210.000 y hasta 230.000 viviendas vendidas.

Y como se trata de mirar cifras y coincidencias, también vale la pena tener en cuenta el balance de este indicador reportado por Galería Inmobiliaria de los doce meses, a junio, que asciende a 219.805 unidades comercializadas: 154.554 VIS y 65.251 No VIS.

Estos datos llaman la atención por su similitud y trazan una tendencia que confirma la estabilidad de un sector que ha salido avante en un entorno complicado que incluye, además de la pandemia, el paro nacional y los precios altos de insumos como hierros y aceros, tan importantes para el desarrollo de los proyectos.

Sobre este último punto, la presidenta del gremio constructor, Sandra Forero, recordó el dato del Índice de Costos de Construcción de Vivienda del DANE, que en junio del 2021 aumentó 6,75 por ciento, duplicando las cifra de hace un año. “El componente de los insumos que tuvo el mayor incremento fue el de hierros y aceros, con un alza anual de 37 por ciento, superando en más de 32 puntos porcentuales el registro de junio de 2020”, enfatizó.

Hablé con el presidente del Grupo Oikos, Luis Aurelio Díaz, quien anotó que lo más complejo del balance del sector constructor para este año, y lo que se prevé para el 2022, está relacionado con los costos. Por eso, según el empresario, “es necesario que el Gobierno haga una labor especial a través de acuerdos con grandes industrias para la importación de hierros y cobre, además de lo relacionado con temas eléctricos e hidráulicos que son importados y cuyos aranceles deberían evaluarse para no castigar el desarrollo del sector”.

Coincidencias y llamados de atención para seguir creciendo y motivar a centros de estudios económicos como Anif a ajustar sus previsiones sectoriales, como lo hizo recientemente con la construcción (obras civiles y edificaciones): “Las perspectivas que inicialmente teníamos han cambiado, pasamos de proyectar un crecimiento de 3 por ciento a 5,4 por ciento para el 2021”, dijo, confirmando que las condiciones estarían dadas para cerrar el año con las 200.000 o más viviendas nuevas vendidas que proyectan gremios y analistas.

Fuente: GABRIEL E. FLÓREZ G. Especial para EL TIEMPO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.